Es increíble cómo el avance de la tecnología nos ha llevado a que hoy en día los libros hayan quedado prácticamente obsoletos. Con respecto a las investigaciones, hoy en día todo se realiza a través de internet porque en él encontramos todo lo que alguna vez estuvo en libros y que ahora se publican directamente en la red.

Después de tantos años, los libros están pasando de moda y más personas prefieren leer sus títulos favoritos a través de iPads, Kinddle, otras tablets, etcétera. Sin embargo, aún quedamos algunos amantes de los libros físicos que simplemente no podemos desprenderlos de ellos.

¿Por qué prefiero comprar un libro físico y no uno digital?

La sensación de tener un libro en las manos es único. Sobre todo cuando se trata de su olor, tanto como cuando está nuevo como cuando es una edición antigua que te prestó un familiar o compraste en una venta de garaje.

El hecho de tener que pasar de página y utilizar una lámpara que ilumine la habitación con una luz tenue me fascina. No soporto tener que leer pequeños trozos de los libros adaptados a la pantalla de un dispositivo electrónico, siendo éste siempre del mismo tamaño. Además, amo las librerías y estanterías; por lo que soy un amante de los libros y quiero hacer mi propia colección con el pasar de los años.

Sé que esto ha sido beneficioso para traer a muchas personas a la lectura gracias al contenido que se encuentra en la red de forma gratuita; ayudando a culturizar más a la población. Sin embargo, no existe nada que pueda reemplazar esas páginas.